Hannah Jones

Madurez, buen juicio, prudencia,sensatez, plenitud vital, capacidad de decisión, valentía y sobre todo un inmenso cariño a su familia. Quiere aprovechar lo que le quede de vida para estar en casa, con los suyos.

La historia de Hannah conmueve. Con tan sólo 13 años -enferma de leucemia desde los cinco- ha rechazado un transplante de corazón que no le garantiza la vida. Lo que ella ha elegido es respetable y comprensible. No hay ningún problema ético porque no va a dejar de recibir los cuidados necesarios y , junto al cariño de los suyos, el cariño y las oraciones de todos los que hemos recibido de esta niña una lección magistral: La familia es lo que más importa. Gracias Hannah.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s