Respeto cristiano a la persona y a su libertad

Vivimos en una época en que con demasiada frecuencia, el exceso de comunicación lleva-extraña paradoja-  a la incomunicación. Suele ocurrir también  que del dicho al hecho queda un trecho (maltrecho) en el que muchos pueden desorientarse. Está en juego la dignidad de cada uno. El respeto cristiano a la persona y a su libertad es una buena brújula para no perder el norte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s