Ere que ere

No son tiempos de bonanza ni de ilusiones baldías, comprobamos ‘ere que ere’ no sólo cuánto vale un peine sino el daño que puede causar quitando ciertos enredos. Los puestos de trabajo cada vez más endebles se tambalean peligrosamente abocándose casi por efecto dominó a una irredenta destrucción. Su estrepitosa caída amén del daño directo al trabajador perjudica a familias enteras limitando en extremo su poder adquisitivo. La sociedad querámoslo o no se vuelve quebradiza. La inseguridad genera confusión y desarraigo…

Artículo publicado hoy en La Tribuna de Albacete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s