Domingo de Ramos

Bendito el que viene

¿Acaso no han pasado siglos de la Historia? Ayer es hoy. Hoy como ayer. Siempre. Bendito el que viene en nombre del Señor. En el umbral de la Semana Santa se despierta nuestra fe  tantas veces adormecida -¡Ah, los apóstoles!- vencidos por no sé qué cansancios, mientras son muchos los que todavía se preguntan a qué viene ese clamor: ¡Hosanna! ¡Hosanna! Bendición de palmas y olivos. Los niños levantan los suyos al tiempo que alegres gritan alborozados. Familias enteras entonan cánticos de alabanza. Procesión esperanzada por calles y plazas. Domingo de Ramos. En el recuerdo los estrenos de antaño. Olor a ropa nueva, primor de madres y abuelas. Niños, palmas y olivos. Gente que va y viene, pasa o se queda. Renuevos de olivos. Siempre hay otra primavera de fe para quien ama y espera. Semana Santa tiempo de Pasión para unos y de evasión para no pocos. Creer o no creer no resta un ápice  en la entrega de un loco de amor que sigue dando la vida entera por cada uno de los habitantes de la Tierra. Es el Señor de la Historia con todas nuestras cruces a cuestas. Encuentros. ¡Madre! Mujeres, Cirineos. La Cruz pesa, duele, hiende, derriba. Cruce de caminos, de miradas y corazones heridos. Dolor de Amor. Redención. Vías dolorosas trazan el itinerario de Cristos y Vírgenes –la más preciada imaginería- llevados en Tronos y Pasos, en andas o bajo Palio. Flores y faroles. El tintinear de  las lágrimas de cristal apenas rompe el silencio compungido. Amor, dolor, expectación, anhelos escondidos. Es Dios que siempre sale a nuestro encuentro. <<Encontrarse con la cruz es el primer paso. El segundo es cogerla con garbo, como Simón de Cirene. Pero lo más importante no es la cruz, sino el amor>>. Hoy es Domingo de Ramos. El perfume de todas las flores de la primavera agita el pensamiento. Flores de azahar, rosas y claveles, orquídeas y margaritas, lirios y azucenas. Ramillete de ilusiones. Evocación. Ir y venir de padres y abuelos, hijos y nietos. La foto de rigor. La palma en la ventana o balcón. En un jarrón las ramas de olivo. Vivencias nuevas y gratos recuerdos. Pasión y Pascua de Resurrección. Nuestra fe no es vana. Verdad y libertad. Nazarenos y caramelos. Música sacra. Susurros  de silencios. Oración y verso: <<Con un sol entre las manos/y a lomos de un borriquillo/por el Domingo de Ramos/viene Dios hecho un chiquillo>>.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s