Sumergibles

De toda clase y condición para un sinfín de posibles usuarios, como aquel que recibía información del dueño de un bazar sobre un reloj que le había llamado la atención. «¡Es sumergible! Aguanta hasta una profundidad de cuarenta metros». El cliente, sonriendo, respondió a bocajarro: «Eso está muy bien, pero el que no aguanta soy yo»… Con la que está cayendo más que ponernos a cubierto vamos a tener que utilizar algún que otro trasto sumergible para estudiar en profundidad el torpedeo de recortes y copagos a toda máquina. Medidas necesarias, sin duda, pero inaguantables para no pocos. Economía y finanzas se han convertido en un pozo sin fondo —¡abisal!—, demasiadas inmersiones que asfixian a los de siempre. ¡Los que no aguantamos somos nosotros!…

Artículo publicado hoy en: La Opinión de Murcia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s