Citius,altius,fortius

“Más rápido, más alto, más fuerte”, frase original del padre dominico Henri Didon que desde el año 1892, fue difundida por su amigo el barón de Coubertín -presidente del Comité Olímpico Internacional- en la revista francesa Les Sports Athlétiques para impulsar la restauración de los Juegos Olímpicos. Buena máxima que corona la trayectoria de los mejores deportistas del mundo, estímulo fehaciente  para la mejora de millones de personas de nuestra aldea global, tan lejos y tan cerca, engarzados en los aros olímpicos. Cuando escribo este artículo, apenas faltan unas horas para la ceremonia inaugural de Londres 2012. Entusiasmados seguiremos el recorrido de la antorcha olímpica con la esperanza puesta en encendimiento del pebetero de un mundo mejor. La bella ciudad del Támesis da los últimos retoques a su exhaustiva preparación para ser contemplada y admirada desde todos los rincones del Planeta. La sincronización de luz y color, realzará el buen hacer de miles de personas, protagonistas de renombre y anónimas que nos deslumbraran marcando a un tiempo líneas y espacios de la música escogida junto al silencio sostenido de millones de espectadores. “Más rápido, más alto, más fuerte”, plusmarcas conseguidas a base de pequeños y grandes objetivos. La meta que parecía tan lejana está al alcance de los mejores. Oro, plata y bronce ornan un medallero repleto de tesón y esfuerzo. La grandeza de cada deportista vencedor culmina con la humildad reverente con que recibe su trofeo. Nihil difficile volenti, aseguraban los clásicos, nada hay difícil si hay voluntad. Si preguntásemos a estos protagonistas de la élite del deporte los avatares del camino recorrido hasta la base del pódium, sus variopintas respuestas darían para un completísimo vademécum del buen hacer. Ser o no ser es la eterna cuestión que se resuelve con una sincera y valiente respuesta personal. Comenzar y recomenzar, aprender de nuestros errores y seguir adelante. En la vida como en el deporte, el entrenamiento es fundamental. Habrá días buenos y otros no tanto, incluso malos. Pasar página y retomar la tarea. Inteligencia, esfuerzo, voluntad. Sentido práctico y sentido común. Siempre “Mas rápido, más alto, más fuerte”, recoger el testigo de los mejores y establecer una cadena engarzada con los aros olímpicos de la superación constante. Vene, vidi, vinci. Lo de llegar, ver y vencer sin más es una entelequia. Realidad y ficción se dan la mano en busca de los sueños que ayudan a despertar en un mundo mejor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s