Cuento de Navidad

Cuento de Navidad dedicado en especial a mis nietas Paula y Mencía.


Érase una vez otra Navidad. Los ángeles del cielo estaban agotados de dar brillo a tantas estrellas ¡millares, millones de ellas cuidadosamente colocadas en el cielo del mundo entero! ¡Qué bien alumbraban la Buena Nueva!…pero mucha gente parecía no enterarse. El responsable de los ángeles de la guarda (todos tenemos uno por deseo de Dios), les estaba echando una reprimenda de primera. ¿Qué era eso de no guiar hasta el Portal de Belén a la persona que custodiaban?… Se miraron unos a otros con gesto de impotencia. El más novato protestó: – ¡Demasiado ruido, demasiadas compras, demasiadas prisas!…otro, más entrenado, replicó: -Quizá tendríamos que utilizar las nuevas tecnologías, claro que en La Red ¡nos quedaríamos sin alas! Un ángel distraído preguntó si podía ser el custodio del Niño Jesús. La protesta fue general. El ángel más veterano explicó que todos tenían que dar Gloria a Dios en  las alturas y paz a los hombres de buena voluntad. La mayoría asintió conforme pero un pequeño grupo protestó. El cabecilla dijo: -¿Buena voluntad?… Si los hombres siempre están peleándose ¡No saben perdonar y olvidar! De pronto, el intenso brillo de la estrella de Navidad les deslumbró pero la verdadera Luz salía del Portal: Dios hecho Niño sonreía, La Virgen le daba todo lo que le pedía, San José custodiaba… la gente sencilla se acercaba para adorar. Llevaban  regalos que ni siquiera habían tenido que comprar, daban lo que tenían…con buena voluntad. Hasta tres reyes magos se postraron para rezar. Cada ángel de la guarda siguió veloz los rayos de esa luminaria de fe y amor. Antes se armó un gran alboroto porque todos querían ocupar el primer lugar en cumplir bien su encargo. Bueno, todos no. Los ángeles de los niños tienen una misión especial: queriéndoles mucho, los miman demasiado para que crezcan con el cariño de verdad, entre risas y llantos, jugando con el Niño Dios como el amigo principal. Por eso cuando llega Navidad tienen fiesta en sus guarderías y colegios, con profesoras, mamás y papás, también van los abuelos y más de un familiar, amigos y conocidos, todos se empapan del auténtico sentido de esta fiesta tan especial. Niños y niñas van vestidos de ángeles y estrellas, reyes y árboles, pastores y pastoras que jugando con panderetas a cantar villancicos, llevan la alegría a cada hogar. Érase una vez una Navidad donde las estrellas brillaban y los ángeles de la guarda no cesaron de trabajar. El Niño Dios sonreía porque sabía el final de este Cuento de Navidad.

Publicado hoy en La Tribuna de Albacete

Anuncios

Un comentario en “Cuento de Navidad

  1. Es un cuento precioso

    El domingo, 23 de diciembre de 2012, El Blog de Kika escribi: > kikatomas posted: “Cuento de Navidad dedicado en especial a mis nietas Paula y Menca. Erase una vez otra Navidad. Los ngeles del cielo estaban agotados de dar brillo a tantas estrellas millares, millones de ” >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s