Acompañar a La Virgen

Es lo que todo buen murciano hace hoy. Sí, vamos de Romería, acompañando a La Virgen de la Fuensanta hacia su Santuario. Muchos se han levantado temprano para acudir a La Catedral a la Misa de despedida, otros salen a su encuentro en La Plaza del Cardenal Belluga o por La Glorieta; en el puente de Los Peligros; en el jardín de Floridablanca o en la mismísima puerta de la Iglesia del Carmen. Son muchos los días que la Morenica  ha estado en la ciudad de Murcia, entre nosotros, tan cerquica que casi, casi, no queremos que se vaya. ¡Guapa, guapa y guapa! Por eso la llevamos en andas, sin prisa, parando, una y otra vez, bajo la lluvia generosa de pétalos de flores de los más bonitos colores. Son muchos también  los murcianos que, por una causa u otra, no han podido  acompañar a pie de calle a La Patrona pero todos, todos, con alma, corazón y vida, estamos de Romería. La Fuensantica, como buena madre, se deja querer a nuestra manera. La algarabía está servida, vítores de alabanza, cantos y oraciones quedan entretejidos sobre un magnífico tapiz de Murcianía ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos! La gente empuja y va en volandas al mismo tiempo buscando la cercanía de La Virgen. Los romeros se arraciman como las uvas en el lagar y se dejan prensar por  ese cariño arrebatador de la Madre de todos. Nuestras  penas se amainan y  crecen las alegrías cuando vamos de Romería. Es primavera y  crecen  brotes nuevos. En este Año de la Fe, creer  y dar testimonio parece más fácil con la cercanía del Papa Francisco que nos muestra una y otra vez la cara amable de un Dios misericordioso que nos quiere como somos. Y más cuando nos ve prendados y prendidos de su, nuestra Madre. Vamos de Romería –como en la vida misma- y en el camino nos encontramos con personas de toda clase y condición, quizá habíamos quedado con algunas para hacer juntos el recorrido pero siempre descubrimos  buenos compañeros de viaje. Arrieros somos… Las campanas de la Catedral tocan a despedida. Sabemos que es un hasta pronto surcado de visitas a su Santuario. Romerías engarzadas en las cuentas de muchos Rosarios devotamente rezados. Romerías de bailes, canciones y comidas típicas. Romerías de encuentros de amistad, nuevos proyectos e ilusiones. Romerías que dan especial sentido a nuestra vida. ¡Que sí, que vale la pena acompañar a La Virgen! ¡Vamos, vamos, vamos!  ¡Guapa! ¡Guapa! ¡Guapa!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s