Disculpen

Disculpen por suponer que –tras las noticias sobre tanto escándalo financiero- deben pensar como la que subscribe: ’Esto tiene muy mala pinta’. A grandes trazos, demasiados borrones de difícil aclaración, mientras se suceden, una tras otra y de manera simultánea, historias desgarradoras cuyos protagonistas son cada vez más de nuestro entorno familiar, vecinos y amigos. Tomar perspectiva es difícil porque hemos llegado a una situación insostenible y la confianza en la recuperación resulta utópica. Nos guste o no, estamos escribiendo parte de los renglones torcidos de nuestra historia pero también en cada página existen espacios en blanco, márgenes en espera de las mejores anotaciones. Disculpen por suponer…  vuelvo a reincidir y creo que no queremos –ni debemos- dejarnos llevar por un pesimismo exagerado. La cosa pinta mal pero quizá podamos darle otro cariz imitando –en nuestras circunstancias personales- al genial Picasso: ‘Yo pinto las cosas no como las veo, sino como las pienso’. La crisis ha tocado fondo. Aprovechar para profundizar. Pensar y hacer. ‘La única forma de regenerar el mundo es que cada uno cumpla el deber que le corresponda’ (Charles Kingsley). Los deberes sin motivación pasan a ser una pesada carga, sin embargo la respuesta personal y colectiva traspasa la mera obligación. El precio justo –en la vida real- se ha quedado en amarga ironía. Creer es crear, idear, emprender. El futuro siempre tiene un mañana esperanzador. Disculpen por suponer nada pero necesitaba de su apoyo para edificar algo. No son palabras expuestas a que se las lleve cualquier viento porque ahora  hay que ir contracorriente. Estudio y trabajo. Innovación y empeño. Aprender de pequeños y grandes emprendedores. Parece un contrasentido pero no podemos quedarnos parados sin más ni conformarnos con millones de personas en paro. Incentivar la creación de empleo, atajar el fraude y la multiplicidad de funciones en la Administración Pública. Disculpen pero ya está bien de despilfarrar capital humano y dinero público. No es suponer, a las pruebas me remito. Cargos y cargas se reparten directa e indirectamente según la responsabilidad de cada cual pero no vale lavarse las manos. La marea ha subido demasiado y no se puede prescindir de ningún granito de arena para regenerar la playa. Tiempo revuelto e inestable, las tormentas no deben amedrentarnos, sabemos que nunca llueve a gusto de todos. Disculpen… pero creo en una nueva primavera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s