Esfuerzo

 Constancia, fuerza de voluntad, trabajo necesario para lograr alcanzar los objetivos propuestos. Nada se consigue sin esfuerzo. El mes de junio acapara la atención de miles de estudiantes ansiosos por llegar a la meta para conseguir los mejores resultados en los exámenes finales y  disfrutar de unas merecidas vacaciones de verano. El curso, sabemos que se aprueba  en septiembre, es decir, desde su comienzo. El hábito de estudio, de trabajo en definitiva, ayuda a superar los obstáculos, incluso los que a simple vista parecen insalvables, porque la constancia en el esfuerzo agiliza y clarifica nuestra capacidad. El afán de superación presupone el esfuerzo como algo natural. Escribió Mónica Fernández- Aceytuno  en su abc de Actualidad Natural: ‘Puede que florecer sea lo que exija más esfuerzo, porque luego el fruto no tiene más que seguir el camino que la flor le ha trazado…’ pero el tiempo no acompaña. Ni se va el frío ni se queda el calor. ¿Estaremos viviendo una crisis de la primavera? Los frutos que en breve saldrán, nos ayudarán a  reconocer los pros y  contras del cuidado de nuestro campo. Literalmente hablando o en este caso escribiendo, este año ha llovido mucho en todos los sentidos y son demasiadas también las malas hierbas que ‘campan’ a sus anchas y hay que arrancar. No debemos de abandonar nuestro terreno sino invertir tiempo y esfuerzo en prepararlo  para que fructifique con esplendidez. El  esfuerzo es un sumando del común de los mortales que en  muchos  carece de valor porque la dejadez  y  la pereza lo han anulado por completo. Hemos vivido el mayo más frío en décadas. Puede que de cada flor no salga el fruto esperado. Del mismo modo que vino, la primavera se irá, dejando paso al ansiado verano. La vida sigue su curso, por mucho que nos esforcemos no podremos detenerlo nunca, otra cosa es  tratar de adulterarlo pero los frutos ya  no serían los mismos. Flores de los más bonitos colores lucen en parques y jardines. En la pequeña terraza de mi casa, las de unos geranios, de rojo reventón. Necesitan poco esfuerzo para su mantenimiento, sin embargo, con su belleza  han adelantado el fruto; la satisfacción de contemplarlos. Algo así pero de mucho más valor ocurre con las personas que saben reconocer lo que se hace por ellas y responden con prontitud poniendo en juego todo el esfuerzo de que son capaces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s