Hilvanes

 Antes de coser y cantar es aconsejable hilvanar. En términos de costura, son las puntadas largas con que se preparan las piezas de tela antes del pespunte definitivo. El hilo que se utiliza es fácil de romper y desechar, así sobre la marcha se cosen y descosen tejidos hasta lograr la buena terminación del trabajo planificado. Se hilvanan prendas de vestir y también proyectos e ideas, aunque estos no necesitan aguja, dedal ni hebra para hilvanar. Bosquejar, esbozar, idear, preparar, emprender, enlazar. Hacer y deshacer en pro de un mejor acabado  es seguir cierto orden –muchas veces sin expresa apariencia- para conseguir grandes logros. Cada  cambio de temporada, diseñadores, modistas y modelos pueblan las pasarelas con los avances en moda que, sin metro ni medida, es lo primero que se enfundan los seguidores acérrimos de  últimas tendencias. Desde ese mismo instante el buen criterio  para vestir se deshace  con la facilidad de un hilván. El sentido común queda desmarcado de modos y modales ajenos a cualquier atisbo de ética o estética. Es importante diferenciar la moda exclusiva de las pasarelas y  la moda –subrayo- personalizada según épocas, costumbres y circunstancias. ‘Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa’ es aplicable a las prendas de vestir. Tan insólito es ir a la playa con traje de fiesta como por la ciudad en bañador. Es muy conveniente y aconsejable, tener presente la edad y el tipo que lucimos con más o menos garbo, a fin de no convertirnos en irrisorias y tristes figuras que deambulan fantasmagóricas de espaldas a la realidad. Dar la talla en moda es adaptarla a nuestra medida, utilizando los colores, formas y abalorios que  mejor vistan y resalten nuestra personalidad.  Un dato a tener en cuenta  es que los cánones de belleza permanecen inmutables ante la  vorágine de cambios de estilo. Saber vestir es también aprender a  hilvanar la moda con buen criterio para llevarla a nuestro modo y que de las pasarelas a la calle no se transforme en un salto mortal para el buen gusto y el respeto a las normas básicas de convivencia. El tono humano es el mejor diapasón de unas armónicas relaciones sociales. Carencias y estridencias no deben estropear el buen hacer de  diseñadores y modistas que esculpen con su trabajo la belleza y dignidad del ser humano, esmerándose en especial con la mujer al enaltecer su femineidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s