Eres todo

 Afirmación que subraya la capacidad o valía de alguien. Reconocimiento, piropo o, sencillamente, sinceridad. Ser y parecer sin tapujos. Con motivo del día dedicado a la mujer, llamó mi atención en una encuesta, la respuesta de una señora mayor sobre la trayectoria de su vida dedicada a la familia. Sonriendo dijo estar satisfecha y feliz. Le preguntaron el porqué y sin dudar, afirmó: -‘¡Eres todo!’. Sin querer remediarlo pensé en todas las madres que –inmersas en el campo laboral o no- siguen siendo todo en su hogar, priorizando la atención a los suyos, muchas veces por encima del éxito profesional si es preciso. Ser todo presupone  gran disponibilidad no exenta de esfuerzo y renuncias pero con la garantía de conseguir la felicidad de los seres más queridos. ¿Quién aparte de querer a su madre no la admira? ¿A qué madre le parece demasiado lo que hace por sus hijos? ¡Así es la vida! pero no todo acaba ahí porque a causa del paro y de trabajos con horarios exhaustivos se impide, a no pocos jóvenes matrimonios, plantearse nada parecido a formar un hogar y tener unos hijos. Algo no funciona. Trabajar para vivir sí pero vivir para trabajar y trabajar sin otra alternativa no. ¿La solución? Creo que está un poco en manos de todos si de verdad cada uno asumiera su responsabilidad. De momento, las quejas al sistema y, ‘sistemáticamente’, cada cual culpa a su contrario. Mientras, los abuelos aconsejan, animan y ayudan como mejor saben y pueden, a esta joven generación –sobradamente preparada- que no hay que dar por perdida. Ser todo es aferrarse a coger las riendas de la propia vida y luchar juntos para salir adelante protegiendo el compromiso de quererse. Crear y fortalecer el empleo juvenil es asentar el futuro sobre una base firme y ayudar a las familias en general y a los jóvenes, en particular, a formar un hogar. Mientras, seguiremos acompañándonos unos a otros. La proximidad y el cariño desinteresado fomentan la iniciativa personal y la constancia en el esfuerzo, indispensable para ir superando las circunstancias negativas creadas por la crisis económica y  de valores. Ser todo para ayudar a todos, comienza en la propia familia y se transmite de forma natural de padres a hijos, más que por ósmosis, por propio convencimiento, de generación en generación. Ser madre de siete hijos es un buen aval que me gusta compartir. ¿A qué madre le parece mucho lo que hace por sus hijos? Ellos son todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s