Estamos

Aquí, allá, cerca, lejos, solos, en compañía, juntos, separados, reunidos, desperdigados, perdidos… así nos encontramos por todo el mundo. Ese es, más o menos, el modo pero ¿Cómo?… Basta observar el saludo entre unos y otros para descubrir los distintos estados de ánimo del personal y pararse a pensar sobre causas y efectos cuando nos dejamos llevar por ellos sin pena ni gloria. No pretendo exagerar la cuestión pero no deja de llamar la atención esta generalizada y lacónica respuesta: -‘Estamos’… a la pregunta ‘¿Cómo estáis?’… (Hecha con más o menos entusiasmo). El porqué puede deberse a un sinfín de cuestiones o, sencillamente, porque sí, sin razón alguna. Sin embargo es bueno reflexionar, de cuando en cuando, sobre el presente. La mayoría de las veces descubriremos sorprendidos la riqueza de nuestra vida, comprendiendo que no podemos rubricarla con un anodino ‘Estamos’. Merece punto y aparte el dicho en sentido coloquial, cómplice de penas y fatigas. Lo que pretendo subrayar es el señorío sobre los ánimos pasajeros que van y vienen según innumerables causas pero en ningún momento debemos dejar que nos avasallen. Las circunstancias de nuestro yo se gobiernan con la personalidad de nuestro ser. Somos lo que nos proponemos cuando no solo trazamos el camino a seguir sino que lo recorremos con entusiasmo y firmeza sin escatimar ningún esfuerzo. Otra cosa es estar a lo que estamos, es decir centrados en lo que tenemos que hacer en cada momento. Ser y estar unen y determinan  el modo de vivir. El cómo se compone de ilusión y esperanza avalados por la constancia en el esfuerzo para conseguir lo que nos hemos propuesto. Es estar en la vida a por todas sin dejarse abatir por nada y menos por una apabullante monotonía que nos hace deambular carentes de ilusión, sin rumbo fijo. No estoy trazando un laberinto pero estar hay que estar ’es-tan-do’, es decir, deletreando nuestro ser con nuestro parecer. Que seamos conocidos –y vayamos conociéndonos- por lo que hacemos, identificando pensamiento y obras. Coherencia sí pero con ganas de comerse al mundo sin amilanarse ni atragantarse por nada. ¿Estamos?… La vida se nos ha dado para vivirla con todo nuestro ser, como se dice coloquialmente, poniendo toda la carne en  el asador, sin medias tintas ni indiferencia. Sí, es un estar a nuestra manera, perfilando con maestría ser y parecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s