La novedad de vivir

 

Jesús le dice: <<Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?>> Ella, pensando que era el hortelano, le dice. <<Señor, si te lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto, y yo lo recogeré>>.  Jesús le dice: << ¡María!>> Ella, volviéndose, le dice en hebreo: << ¡Rabunni!>>, que quiere decir <<Maestro>>. (San Juan 20, 15-16). Encontrarle, rebosar de alegría y comunicarlo a todos es misión que perdura por los siglos de los siglos. ¡Ven y verás! Atrás la rutina, desidia y desesperanza. Cristo nos ha abierto de par en par las puertas del cielo, sólo tenemos que seguirle. Si no hubiese resucitado vana sería nuestra fe.  La llamada de Dios es a  a cada uno en particular porque nos conoce y sabe que a pesar de todo, queremos seguirle. Él da la novedad a nuestro vivir, ya nada será igual porque la vida se llena de sentido y comprendemos el significado de cuanto sucede a la luz del querer de Dios. Nadie nos querrá como Él pero también nos pide correspondencia, ese ‘querer querer’ con obras y de verdad, sin dejarnos llevar de sensiblerías y emociones que se esfuman a la primera de cambio. Por supuesto que no somos perfectos y  metemos la pata cada dos por tres pero lo que importa es volver a intentarlo una, otra y las veces que sea necesario: sinceramente, siempre. La cuestión es vivir contando con las trancas y barrancas de nuestra condición y disfrutar de la vida nueva que nos ha sido dada. Me llamó la atención como el Papa Francisco sugirió que nos preguntásemos con qué personaje nos identificábamos en esta Semana Santa. La respuesta es personal, vale la pena  reflexionar y aprender alguna que otra lección. Qué valentía la de aquella mujer por encontrar a su Maestro, no se arredra ante nada; qué arrojo y entusiasmo para anunciar que Cristo había resucitado.  Ahora nos toca a nosotros tomar el testigo  con nuestro particular modo de ser y hacer pero mostrando al mundo entero que Cristo ha resucitado que hemos sido redimidos por Él y que nos deja elegir para que libremente hagamos su voluntad, sencillamente, sacando brillo a la vida que nos ha tocado vivir, con sus penas y alegrías, con sus luces y sombras, con lo importante y lo que apenas parece tener significado porque Dios nos quiere y siempre está con nosotros y además nos tiene preparado todo un cielo de premio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s