Dime cosicas

19988_res_720 

Hoy ‘Día del Bando’, demasiado intenso como para condensarlo en unas pocas letricas así sin más. Murcia huertana. Barracas y ventorrillos. Refajos, zaragüelles, mantones, chalecos y claveles; medias y esparteñas. Colores, aromas y sabores. Peinas, peinetas, monteras. Alegría, fervor, algarabía. De buena mañana la gente viene y va, la ciudad  se queda pequeña en esta multitudinaria fiesta donde lo que llama la atención es no llevar atuendo huertano.  Cita principal  en  la Catedral. Santa Misa  en la Plaza del Cardenal Belluga para honrar a La Virgen de La Fuensanta. Después, la procesión donde La Morenica llevada en andas es aclamada con vivas entusiastas  y los  ¡Guapa, guapa, guapa! del más hondo sentir murciano, al tiempo que, desde ventanas, balcones y miradores, se rocía a la Reina de cielo y tierra, con los pétalos de las más bonitas flores. Día de familia y amigos. Amores y amoríos. ‘El querer qu’emprencipia y er zagaliquio, pa sustenello basta con mu poquiquio. Pero en creciendo, cuanti más le vas dando más va pidiendo’. ‘¡Maere mía e la Juensanta! Te pido por esta salve, que no se yele la planta y que el novio no me plante’. (D. Cassou) Tradición, folclore. Bailes típicos. Música. Recuerdos… ‘Anoche tuve un ensueño,  no sabes lo que soñé, que me habías olvidado, no sabes lo que lloré’. (Mtz. Tornel)  Bando de la Huerta. Ayer y hoy se encuentran fundidos en el abrazo de Ciudad y Huerta. Desfile y escuela de hacer las cosas bien hechas. Arte y artesanía. El trabajo y el fruto de la tierra. El agua y el regadío. El ‘busano’ de seda y sus hilos. Telar y tejer. Hombre y mujer. Las jarras de la boda. El horno y la artesa. Limones, limoneros; paparajotes. Pataticas con ajo, zarangollo. Habas, tomates. Mojete murciano. Arroces. Vinos de la tierra  y licores. Café de puchero. El ‘Día del Bando’ reinan huertanas. Refajos bordados con lanas de colores o lentejuelas bailan, en revolera, alegrando calles y plazas con jotas y seguidillas al son de guitarras y castañuelas, bandurrias y voces espléndidas que cantan con sentimiento de Murcia y su Huerta. Claveles reventones adornan el peinado de ondas marcadas, peinas y moños trenzados, de picaporte, enmarcando las caras bonitas que embelesan a los murcianos. ’Tú fuiste mi amor primero, la piedra fundamental, me enseñaste a querer, no me enseñes a olvidar’. (Mtz. Tornel) ’No he visto rosa más guapa ni clavel más encarnao, ni moza más de mi gusto que la que tengo a mi lao’ (D. Cassou)… ¡Dime cosicas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s