Pinocho

Seguimos de celebraciones…

Pinocho cumple 75 años. Curioso descubrir que este niño de cuento es mayor que muchos de nosotros que ya peinamos canas y curioso lo que nos descubren sobre este personaje tan querido por niños de todas las edades (sí, sí, también los ‘canosos’).

imagendepinochoparaimprimir4

Y aquí dejo mi regalo. Una carta que le escribí hace la friolera de 20 años… ¡FELICIDADES!

Querido Pinocho:

Sé que no es la primera carta dirigida a ti, y con certeza, tampoco será la última. Quizá porque eres accesible a niños y mayores. La expresividad de tu historia, supera el tiempo, haciéndose familiar en todas las culturas.

“Pinocho, querido Pinocho, amigo que nunca se olvida…” Sí, Pinocho, eres un personaje querido. Inspirado en el magnífico poder de la fe en los sueños propios, tu simpática figura mueve los hilos de otros muchos sueños.

¿Sabes? Si a los hombres nos creciera la nariz por cada mentira… Olvidamos la verdad, la disfrazamos yo no sé de qué y ya no sabemos encontrarla.

Querido Pinocho estamos en una época en que “todo vale” si me gusta, si me es útil, si me sirve. No es una verdad axiomática ¿Lo crees?

-¿Axio… qué?

Perdona, por un momento olvidé que eres pequeño. Axiomática, quiere decir que no necesita demostración.

“Todo vale” en pro de una libertad mal entendida que a veces nos lleva a comportarnos como auténticos…

-…¿Burros?…

No, Pinocho, no hay que insultar. Pero… si comenzaran a salirnos grandes orejas y rabo, cuando nos comportamos como borricos. Si nuestras palabras mal utilizadas -al despotricar- se convirtieran en rebuznos… ¡Qué susto!

-¿No tenéis un Pepito Grillo que os ayude?

¡Ah, Pinocho! Ya te lo decía él: “La conciencia es esa débil voz interior que nadie escucha, por eso el mundo anda tan mal.”

Conciencia, conocimiento interior del bien que debemos hacer y el mal que debemos evitar.

¡Quién tuviera una, capaz de ganar una condecoración de oro -¡de dieciocho quilates!- como Pepito Grillo!

Pero las hadas que reparten personajes-conciencia sólo existen en los cuentos.

Quizá si no corriéramos tanto de un sitio para otro. Si no quisiéramos abarcar tantas cosas a la vez. Si no hiciésemos tanto ruido al hablar sin decir nada, al oír sin escuchar. Quizá oiríamos esa débil voz que nos conduce al bien, que nos ayuda a querer, que nos hace felices.

Querido Pinocho, creo que los mayores cuando nos dejamos embaucar por tantas cosas raras, es porque olvidamos lo sencillo, como tu cuento. A lo peor ni lo conocíamos. Por ello me entusiasmo al oír la pregunta de un niño pequeño, cuando todavía no distingue entre lo real y lo fantástico: Mamá, ¿me ha crecido? (Tocándose la nariz).

Yo creo, Pinocho, que al mundo entero no le crece cuando dice que te quiere.

Hasta siempre.

Anuncios

3 comentarios en “Pinocho

  1. Me ha gustado mucho esta carta, me encanta este cuento que por cierto, no estaría mal que lo leyéramos de adulto porque es muy real aunque ya no nos crezca la nariz pero si que experimentamos tanto personal como social los efectos de vivir con la conciencia anestesiada.
    Aunque no te conozco personalmente te sigo porque me gustan tus textos y las ideas que transmites en ellos.
    Feliz cumpleaños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s