Adiós al colegio, adiós

ninos_y_escolares_b

Las fiestas escolares de fin de curso son el pistoletazo de salida de las siempre ansiadas vacaciones de verano. Es justo reconocer el mérito de los docentes en la organización de estos eventos que hacen  disfrutar a grandes y chicos, son como la guinda que adorna la trayectoria del tiempo lectivo, el sprint final de llegada a la meta. El adiós al colegio es un hasta pronto para la mayoría. Lo que no tiene sentido es que la vuelta para no pocos, se convierta en una busca imposible del tiempo perdido. Verano. Vacaciones. Descansar cambiando de actividad. No dar cancha a la pereza… a pesar del calor. Son innumerables las actividades veraniegas que  organizan las Asociaciones juveniles  teniendo en cuenta las distintas edades pero sin olvidar que los primeros y principales educadores son los padres. La época estival no tiene que convertirse en un despropósito tras otro que desorienta y despersonaliza en cualquier etapa de la vida. El verano, como todos los veranos, es la estación del año más deseada. Las oportunidades para disfrutarla se abren en un gran abanico que cada uno mueve a su aire. El espléndido paisaje de nuestra geografía se convierte en el lienzo donde se trazan un sinfín de variopintas vacaciones. Adiós al colegio, adiós. Se amalgaman alegría y nostalgia, la emoción contenida deja paso al hacer sencillamente lo que en cada momento hay que hacer. Hábito y virtud. Voluntad y orden. Estudio y constancia. Trabajo y fortaleza. Ilusión y esperanza. Verano y descanso, casi siempre bajo el sol que más calienta. Guardados los enseres escolares (y profesionales), preparamos con ilusión el equipaje veraniego. Junto a lo imprescindible, una cantidad de ´por si acasos’ que son  polizones de ida y vuelta. Las redes sociales se han convertido  en un fondo de armario del que casi nadie quiere prescindir. Apilamos libros (electrónicos o no), quizá el último éxito editorial, el de cabecera, novelas de siempre y algún que otro de estudio. Deberes de vacaciones para todos y para todas. Desde ayudar en casa a hacer algo por los demás. Cuadernos Rubio y el personal e imprescindible de Bitácora. No perder el Norte. Saber de dónde venimos y hacia dónde vamos, mucho más rápido si vamos ligeros de equipaje. Tiempo de luz y sol, de mar y arena, campo, playa, huerta, montaña, bosques y prados, lagos y ríos. Tiempo de familia y amigos. Tiempo de estar con los nuestros. Creo que casi todos fuimos a una escuela o colegio. Ayer y hoy. Lo antiguo y lo nuevo. El adiós y el hasta luego. El verano ya está aquí deslumbrando con sus destellos.

Artículo publicado hoy en La Opinión de Murcia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s