Llamar a Dios

No sé si usted lo ha encontrado, pero Dios existe, nos quiere y nos espera siempre. La cuestión es si lo tenemos o no entre nuestros contactos para, de cuando en cuando, o siempre, hablar con Él. Decírselo todo y escuchar su respuesta. Nos quiere tanto que a pesar de que muchas veces no le hacemos ni caso, Él sigue pendiente de nosotros porque nos quiere más que nadie en el mundo y sabe lo que necesitamos para ser felices… ¡Eh! No crean que me he puesto a escribir en plan predicador o algo así, pero a veces la vida misma, nos sirve en bandeja – en este caso, digital – las mejores reflexiones. No hace mucho, una persona amiga me preguntaba en qué consistía la Unción de enfermos. En sentido coloquial le dije que eran muchas bendiciones. Hoy en un libro de meditaciones titulado Hablar con Dios’ de Francisco Fernández-Carvajal he encontrado una explicación muy buena y he buscado la manera más directa de enviársela a mi amigo. Cuando, ni corta ni perezosa, he buscado en Google ‘hablar con dios’, me he quedado de una pieza al leer ‘Hacer una llamada’, ‘No se ha encontrado a dios’… Y me estoy acordando de Santa Teresa de Ávila que decía que Dios estaba entre los pucheros … Y yo, que la santidad  me vendría de lujo, creo que tenemos que poner a Dios entre nuestros contactos… en nuestros grupos… sin necesidad de enredos pero al alcance, cercano, que la gente lo vea, que lo veamos todos y quién quiera, le llame. Siempre está.

¡Ah! Pueden comprobar lo que les digo. Busquen en G, hablar con dios…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s