El patio

 

b9b8c26a5345e9bf91a21fb0f227d377

 

¡Cómo está el patio! Con la que está cayendo, casi, casi es aconsejable resguardarse a buen recaudo. Una y otra vez, comprobamos sorprendidos que cuando llueve – ¿será que no terminamos de aprender? – el nuestro se moja como los demás. De patios va este artículo, apenas comenzado el curso escolar. No estaría de más, matricularnos para entender las mejores lecciones. Las que nos da la vida en su devenir y las que nos sorprenden por su autoría. Espectacular la ilusión de la gente menuda que ha pasado a primaria. Parece como si, de pronto, hubiesen dado un estirón de madurez. Impecables en su presencia, esmerados en el cuidado del material apenas estrenado, ávidos ante tanto por aprender. Sentí curiosidad y pregunté a mi nieta mayor, con el bagaje de sus seis añazos, qué era lo que más y lo que menos le había gustado de pasar a primero de primaria. La respuesta, no tiene desperdicio. Lo que más… – ¡El patio! Lo que menos… – ¡No hay nada que me guste menos!… A buen entendedor… La apertura a todo un campo de posibilidades en el patio de las mayores. Lo que menos… ¡Si está todo recién estrenado!… ¡Patios!… de juegos, de luces, de vecinos, de flores, de butacas, de cuestiones… Patios andaluces… Y, nuestro patio particular, llueva o no llueva, como los demás. Somos tan distintos como iguales. Vamos y venimos por el inmenso patio de la vida, buscando amigos ‘mayores’, con la ilusión de aprender más y ser mejores, eso sí, sin perder nunca la ilusión de jugar en serio…

 

Un comentario en “El patio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s