Paseando por la vida

 

A nuestra manera, vamos paseando por la vida. A veces, en un abrir y cerrar de ojos, recorremos largos caminos evocando recuerdos. Otras, las circunstancias nos abocan a abrir nuevos itinerarios. Paseamos con la mirada, con el pensamiento, con el corazón. Pasito a pasito, a grandes zancadas, recorremos un sinfín de trayectos. En la media distancia, la vida ofrece innumerables recordatorios de su valor. Nostalgia. Lo mejor sería ganar el premio a saber vivir. Optamos todos, sin competencia, porque la respuesta es personal. Lo que no vale es sentarse sin más a ver pasar la vida. Por eso, procuro esforzarme en mi cotidiano quehacer para poder salir a pasear y disfrutar del pálpito de la existencia. La gente, va y viene, casi siempre con prisa, escribiendo a grandes rasgos su historia. Historias, conocidas o no, que suelen caer en el olvido o son rescatadas por los que nos gusta tomar nota a pie de página del día a día. No deja de ser un lujo deambular por la vida disfrutando de su novedad y experiencia. Vamos y venimos, mendigando y regalando la esencia de nuestro vivir. Un encuentro, innumerables encuentros… mientras esculpimos con el cincel de la palabra, hasta dejar al descubierto auténticas obras de arte que la vida nos ofrece.  Me gusta pasear y mirar cara a cara, sin descaro, pero sin descuido. La gente refleja en su rostro alegrías y tristezas, sonrisas que fueron y lágrimas que algún día se secaron. Amalgama de vivencias que entretejen la felicidad. Soledad y algarabía, músicas y silencios, pentagrama de nuestra vida en clave de paz. En ese ir y venir, atolondrado o pausado, nos encontramos a nosotros mismos. Escribir a pie de página de la vida, es en cierto modo, ir subrayando la existencia para luego pasar a limpio lo mejor de esas historias nuestras. Tres sonrisas, un silencio. Un adiós y seis encuentros. Un olvido y cien aciertos. La ayuda que no esperabas, la comprensión que salió de tus adentros. La misericordia como joya preciada. Y mil amores que, sabiendo de sufrimiento, rebosan de alegría, abrazos y besos. Historias, historias sin cuento. Paseando por la vida, cualquier día, nos vemos…

Un comentario en “Paseando por la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s