LA VIDA. Algunas reflexiones

 Cuando mis hijos aún vivían en casa, divertidos, se decían unos a otros: ‘Lleva cuidado con mamá porque te regala, te tira o te mete en la lavadora’…Cuestión de hacer habitable el hogar, dinámico hogar, de una familia numerosa. Ahora, que suenan campanas de boda para el más pequeño, no sé qué dirían cuando me pongo a hojear alguna que otra revista, guardada desde ‘in illo tempore’. La que tengo junto al portátil es del año 2000 y estremece por su tremenda actualidad. Me quedo con la cita sobre el periodista americano Walter Lippmann y sus reflexiones durante el verano de 1940, acerca del legado de George Washington: “Habéis vivido una vida fácil; de ahora en adelante, viviréis de un modo difícil. Recibisteis un valioso patrimonio construido con la perspicacia, el sudor y sangre de inspirados, devotos y valientes hombres; de un modo desconsiderado y con una descarada autocompasión no habéis hecho más que dilapidar esa herencia. Ahora, sólo podréis restaurarla por medio de las heroicas virtudes que hicieron posible vuestro legado. No apreciasteis todo lo bueno en su justo valor. Y ahora debéis trabajar para merecerlo de nuevo. Por cada derecho que apreciéis, tenéis un deber que cumplir. Por cada esperanza que alberguéis, tenéis una tarea que realizar. Por cada bien que deseéis conservar, tendréis que sacrificar vuestra comodidad y tranquilidad. Ya no hay nada que se consiga por nada”. Han pasado ochenta años… Poderosa resonancia. Perennidad en lo diario y efímero. Un retazo de la realidad. ‘Las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas’. Santiago Ramón y Cajal.  La vida sigue y no sigue igual. Sin lugar a duda la Pandemia que estamos padeciendo nos ha hecho reflexionar, al menos pararnos a pensar. Ideas, palabras que nos tienen que llevar a actuar. Enfermedad, muerte, paro, pobreza, precariedad… La vida, repito, sigue y no sigue igual. En este tiempo que nos ha tocado vivir, la vulnerabilidad global no debería convertirse en moneda de cambio de un río revuelto donde la ganancia sea para desaprensivos pescadores de lo ajeno. A buen entendedor…  ¡LA VIDA! Algunas reflexiones para un mundo mejor. En tiempo de Pandemia, siguen sonando campanas de boda… El amor todo lo puede.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s