LA CULTURA DEL ESFUERZO

‘Dale un pescado a un hombre y comerá un día, enséñale a pescar y comerá siempre’. Confucio

Aprender, ayudar, buscar, conocer, comprender, diferenciar, adquirir destrezas, estudiar, emprender, formarse, ganar, habilitar, imaginar, leer, optar (escoger una posibilidad entre varias), realizarse, soñar, trabajar, ser útil a la sociedad, viajar, superarse, avanzar, tener un proyecto de vida y ser feliz. Y mucho, muchísimo más a la medida de cada cual. Hay que tener en cuenta que nada se consigue sin esfuerzo. El trabajo ennoblece a la persona que va perfeccionándose al tiempo que se esfuerza por sacar y dar lo mejor de sí. Aprendí de un gran orientador familiar que ‘un churro no hace palanca’. Cumplir años es una buena ocasión para celebrar y, por supuesto, regalar. Pero de ahí a envolver la compra de votos en papel moneda, hay todo un campo sembrado de desfachatez y engaño. ‘Pan para hoy y hambre para mañana’. Cultureta que infravalora a los jóvenes actuales, mermando su capacidad y presteza para desarrollar los talentos personales. Ya lo advirtió Quevedo: ’Poderoso caballero es don Dinero’… dinero fácil, que encima de repercutir considerablemente en el déficit, no soluciona nada, aparte de la compra de votos al por mayor. La gran esperanza es que los jóvenes no se dejen manipular y estrenen su mayoría de edad, sabiendo a qué atenerse. La cultura no se adquiere por el regalito de unos cuantos euros. El dinero es necesario para subvencionar planes de estudio y crear puestos de trabajo para elevar el nivel cultural y profesional de tantos ‘ninis’ que ni estudian ni trabajan, además de facilitar el desarrollo personal de toda la juventud. Aunque haya algún que otro desmelenado, a ninguno le viene mal ‘saber lo que cuesta un peine’. Conozco a muchos que han compaginado estudio con trabajos temporales par sufragar sus gastos (Dar clases particulares, servir mesas ejerciendo de camareros, cuidar niños, disfrazarse de payasos en fiestas infantiles, repartir periódicos gratuitos, acompañar a personas mayores, montar escenarios, descargar mercancía y un largo etcétera, etcétera). También he conocido a jóvenes que ejercían un trabajo durante el día y acudían a clases nocturnas para elevar su nivel profesional. El saber sigue ocupando lugar preferente. Nunca dejamos de aprender, pero el esfuerzo personal es condición ‘sine qua non’. Querer es poder. Lo que no tiene fundamento alguno es que desde el poder se anule el querer.

Un comentario en “LA CULTURA DEL ESFUERZO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s