La voz

Probando, probando… hemos escuchado, alguna que otra vez, mientras mirábamos con más o menos atención, a quien, con micrófono en mano, modulaba el tono de su voz ante un auditorio distraído o expectante. Cuando tenemos interés en que nos escuchen solemos poner cuantos medios tenemos al alcance. Importa sobremanera el contenido, porque las palabras necias ensordecen hasta las mismas tapias. Hablar por hablar sin más lleva consigo la pendiente que aboca al fracaso de la comunicación en un mundo con superávit de conexiones. Me encontraba probando mi portátil por enésima vez, tras pantallazos y apagones que todavía dudo que se hayan resuelto al cien por cien, cuando vi que peligraba uno de mis trabajos más queridos, escribir a pie de página de la vida. Punto y seguido, nunca aparte, de mis labores como madre de familia numerosa. Condición por la que estoy acostumbrada a concentrarme en la más absoluta algarabía. La particular música de fondo era hoy el telediario, no sé de qué cadena pero encadenaba tantos por cientos de mujeres que renunciaban a la maternidad por el trabajo y viceversa. Versados en el tema, muchos y dispares… según apunten a un blanco u otro, pero la realidad necesita ponerse las botas de siete leguas para seguir muy, pero que muy de lejos a las mujeres que tratan de conciliar vida laboral y familiar. Conciliación es la palabra clave. ‘Clave: Noticia o idea por la cual se hace comprensible algo que era enigmático’. Del dicho al hecho sigue existiendo un largo trayecto por recorrer. En los márgenes, no en la cuneta, quedamos y seguimos quiénes de un modo u otro hemos ido abriendo camino, tanto a nivel empresarial como personalmente, tomando decisiones arriesgadas, no cómodas ni fáciles, a pesar de las apariencias. Decidir responsablemente es de gran ayuda para conciliar la propia vida tratando de negociar los talentos recibidos al máximo rendimiento. Lo de ganar o perder es opcional según la perspectiva. La vida, esa gran maestra, nos va dando lecciones que no acabamos de aprender… y hay cursos que no se repiten. Modular nuestra voz para hacernos oír con claridad en el tema de la conciliación familiar-laboral, supone un amplio auditorio que de una vez por todas debería de dejar de hacer oídos sordos. Y no sólo las madres. Los padres también la necesitan. Al escribir y en cierto modo alzar la voz, no puedo menos que recordar al inolvidable FranK Sinatra. Se le reconoce el haber sido el primer cantante que hace uso consciente de los medios de ampliación de sonido con el objeto de situar su voz por encima del sonido de la orquesta. Esa es la idea. Si me preguntan como lo hice, pueden leer o cantar, al menos tararear la respuesta… ‘Tal vez lloré, tal vez reí. Tal vez gané, tal vez perdí. Y, ahora sé que fui feliz’… A mi manera.

Mostrando IMG_20170510_163336_1.jpg

‘¡Se lo voy a contar todo a Dios!’

Es la conmovedora frase que  un niño sirio herido por una bomba pronunció  antes de morir en el quirófano. Palabras que, sin lugar a duda, nos han llegado al alma. Palabras que son un aldabonazo  para nuestras conciencias. Palabras engarzadas del  dolor, tristeza y queja de un niño pequeño  que,  a buen seguro,  estará  en los brazos de Dios. Palabras que interpelan y obligan  a reflexionar. Palabras repletas de gritos enmudecidos  y  silencios que claman a viva voz. Palabras que tendrían que levantar un impetuoso  viento de paz, esa paz  siempre  empañada que  parece no empezar nunca. Palabras que seguramente habrán dicho otras muchas personas de todas las edades: niños, jóvenes y mayores  atrapados  injustamente en batallas y luchas de guerras por doquier. Palabras que quizás podríamos hacer nuestras, preguntándonos: ¿Qué le contaría yo a Dios?… ¿Curiosidad?…  ¿Examen de conciencia o coherencia?…  ¿Hablar por hablar?… ‘¡Se lo voy a contar todo a Dios!’… Dolor, desamparo, sollozo… y la tremenda confianza en Dios, de un niño herido de muerte, testigo de los horrores de la guerra. Vivimos en una sociedad  inmersa en la comunicación. Noticias de todo tipo y condición, sin filtros de ninguna clase, nos invaden sigilosamente, acostumbrándonos, si no lo remediamos, a recibirlas en bandejas de indiferencia. Casi sin darnos cuenta, percibimos el dolor y el horror, bajo la influencia de una especie de anestesia que tras espantarnos o condolernos momentáneamente ante lo que ocurre, nos tranquiliza y conduce a pasar página y seguir con lo de siempre, sin hacer nada y olvidando el sufrimiento  ajeno. Las redes sociales tienen capacidad de sobra para enredar  y desorientar a más de un incauto. Cierto que ni tenemos a mano la solución de todo, ni podemos vivir de espaldas a cuanto acontece, pero tampoco es necesario publicar  por publicar,  y menos incontroladamente. Tras la inmensa cantidad  de  intereses particulares y sectarios creados, es preciso generar  y fomentar un capital de humanidad que vele por los intereses comunes. Notas al margen, necesitamos formación para saber ir a las fuentes fidedignas y pasar por alto cuanto estimemos oportuno. Los límites de la libertad personal conllevan un exigente y estimable plus de responsabilidad. También me cuesta entender la publicación de imágenes que muestran con crudeza el dolor de los demás. ¿Qué quieren que les diga?… Si el niño, herido de muerte por una bomba, fuese hijo suyo ¿les gustaría ver esa fotografía publicada?… A mí, no. Quiero confiar en la deontología profesional.  No sé si ese niño al que más de uno hubiésemos querido abrazar, se lo diría todo a Dios, porque Él ya lo sabía, y curando  sus heridas, lo  tendrá entre sus brazos  con cariño y ternura eternos. Tampoco sé lo que cada uno de nosotros le dirá un día a Dios, pero sí sé que en el fondo de nuestro corazón, cada uno sabe lo que Él le pide, poco o mucho, para entre todos hacer un mundo mejor. Igual no es tan difícil.

En el recuerdo, una canción

Apenas ayer, murió el Prelado del Opus Dei, Monseñor Javier Echevarría, Pastor y Padre de un buen ganadico… Los anales de la historia guardarán la suya como  preciado tesoro de santidad. Cuantos le hemos conocido, también guardamos muchos recuerdos en nuestro corazón.

Con motivo del centenario del nacimiento de Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei, se celebró en Roma un Congreso Internacional sobre La  grandeza de la vida ordinaria, al que tuve la suerte de asistir y comprobar esa grandeza hasta en los detalles más pequeños.

Recuerdo con emoción a don Javier, El Padre, disfrutando con esta canción que tarareamos todos los asistentes en el Auditorio de Santa Cecilia. Junto a la pena de su inesperada muerte, la esperanza de que nunca nos dejará. Como entona la melodía de Juan de la Encina…

‘Pastor de buen grado yo siempre sería, pues tanta alegría me da este ganado que tengo jurado de nunca dejalle, más siempre guardalle.’

Desde mi blog, este pequeño homenaje lleno de agradecimiento y cariño.

Llamadas, chats, contactos

 

De la ‘A’  a  la  ‘ Z’, por nombres, apellidos, apelativos familiares y un sinfín de posibilidades, guardamos en nuestros móviles una amplísima agenda de contactos con los que conectamos una y otra vez, casi por arte de magia, sin importar las circunstancias y localización de cada cual porque los teléfonos tienen memoria y alarmas para advertir o avisar de seres y aconteceres. Tenemos en nuestras manos una fantástica herramienta de comunicación… si la sabemos utilizar. Parodiando el inicio del soneto burlesco de Quevedo, ‘Érase un hombre a una nariz pegado’… Érase una persona, millones de personas, pegadas a un móvil como si fuera un apéndice de su mano, incluso de su vida. Llamadas, chats, contactos, fotografías, vídeos, selfies, música e infinidad de sonidos que interrumpen por doquier sin querer, sin deber, sin parar. De un modo u otro, todos  estamos movilizados e inmovilizados a un tiempo. El mundo en nuestra pequeña pantalla y nosotros, tantas veces, fuera de cobertura porque no es lo mismo un emoticono, más o menos sabio que expresa hasta lo inexplicable, que la presencia de un familiar, un amigo, vecino, compañero de trabajo o de las penas y fatigas de la vida. Ni siempre ni nunca pero sí con frecuencia necesitamos estar con quiénes más queremos. Cuántos buenos e inolvidables raticos pasados juntos, donde se habla de todo y de nada, pero estamos pendientes unos de otros. Miradas, sonrisas, complicidad, confianza, voces y susurros, besos, ternura, diálogos, canciones, silencios, lágrimas, recuerdos, proyectos… la vida misma, nosotros mismos, la cadencia del acontecer en las distintas etapas y circunstancias de nuestra existencia. Mientras escribo este artículo  mi marido me ha enviado varias fotografías típicas de Las Fiestas de Primavera, bueno lo ha hecho a uno de los grupos familiares que tenemos, y los Whatsapp han circulado con fluidez. Han llamado por teléfono tres de mis hijos, desde diferentes puntos de nuestra geografía. Unos pendientes de otros, sí, pero en realidad, aunque sea circunstancial, estoy sola en casa. No creo que vengan los ladrones, sin embargo necesito que alguien robe este silencio que se me figura denso de más… y vuelve a sonar el móvil, otro hijo que llama, y hablamos, al tiempo oigo la llave… ya empiezan a venir, ni todos ni siempre, pero cada rincón de casa parece recobrar su sentido. Es hora de cenar. Enchufo el móvil para no quedarme sin batería, espero varias llamadas y tengo que enviar algún que otro mensaje. Tiempo al tiempo, pero no hay nada como disfrutarlo junto a quienes queremos.

Artículo publicado hoy en  La Opinión de Murcia

MATAR A UN RUISEÑOR

 

Nelle Harper Lee (1926-2016), autora de <<Matar a un ruiseñor>>, ha muerto este mes de febrero de 2016, cuando, cosas de la vida, muchos árboles han florecido, y las aves migratorias apenas abandonan sus nidos… Quizás alguien haya visto algún ruiseñor…

La vida sale siempre a nuestro encuentro cuando, aparentemente, la damos por perdida.

Hay historias que conmueven, sin dejar a nadie en la deriva.

Obra maestra es la vida. Se rueda y apenas se guarda silencio…

Hay películas que captan y muestran lo mejor. Obras maestras.

Inolvidable e imperecedera <<Matar a un ruiseñor>>.

 

https://gloria.tv/media/trWthyDZxhT

Modos de decir

11287722-el-acoso-cibern-tico-de-dibujos-animados-con-el-tel-fono-m-vil-de-ni-o-asustado-y-pc

 

En realidad, nuestra vida no deja de ser un constante diálogo con los demás. Saber hablar y saber callar a tiempo son coordenadas de la buena comunicación. Palabras y silencios. Audacia, prudencia, interés, discreción. Siempre podemos aprender. Cordialidad. Imagen. Comunicamos con nuestro modo de ser… más que con mil palabras, pero el diálogo nos ayuda a madurar. Reflexionar antes de hablar. ‘Hacer decir a las palabras lo que quieren decir’ Lázaro Carreter. Capacidad de análisis y sentido crítico. Interesarnos por  las ideas de los demás y saber recibir las críticas. Dejar hablar hasta el final sin atropellar a nuestro interlocutor. Una buena conversación siempre deja poso. La confianza facilita la comprensión y el desahogo, y genera cantidad de momentos inolvidables. Siempre podemos hablar por hablar sin más, pero la verborrea incontrolada aburre, cansa y no conduce a nada. Indudablemente, hay muchísimos modos de decir y otros tantos de oír o escuchar. El bagaje personal es elemento clave de una buena conversación sea formal o no. Todos nos hemos quedados boquiabiertos ante la desenvoltura de algunas personas para interesar e interesarse por las demás, con sentido común y sentido del humor, dando importancia a lo que es importante y desdramatizando los enredos que no conducen a ninguna parte. La coherencia es buen hilo conductor. Se transmite mejor lo que se vive. La  vida no deja de interpelarnos, al tiempo que va respondiendo a las  preguntas que le vamos haciendo, sin pausa y sin prisa, como en un  íntimo diálogo,  encubriendo y descubriendo como la historia se repite, sólo que con diferentes protagonistas,  cada uno insustituible. Somos seres sociables por excelencia, pero de ahí a la excelencia en la comunicación nos queda mucho que aprender y,  sobre todo, llevar a la práctica, más en la actualidad donde hay que salvar toda  una carrera de obstáculos tecnológicos que absorben o  distraen nuestra atención cuando no los utilizamos en el momento oportuno, convirtiéndose en auténticos ‘enredos sociales’.  Educar para el buen uso de las nuevas tecnologías no deja de ser una asignatura pendiente. Mientras, móviles y otros artilugios irrumpen e interrumpen sin consideración alguna multitud de actos en todos los estamentos sociales, comenzando por la vida familiar. Otros modos de decir que hay que reconducir para  llegar a una comunicación óptima. El mundo está en nuestras manos pero  si nos ponemos a jugar con el artilugio de turno… no sé qué puede llegar a pasar. La dispersión la tenemos servida ipso facto. No es difícil encontrarnos más pendientes de lo que ocurre por la aldea global que de cuanto acontece en nuestro entorno más cercano. En esto, estamos de acuerdo, incluso abogamos porque algo tiene que cambiar mientras seguimos enfrascados en el artilugio de turno. Quizás el cambio tenga que ser más personal. Para entendernos… Modos de decir.

Artículo publicado en La Opinión de Murcia