Mirar para ver

 

Vivimos en un mundo hipercomunicado. En cierto modo, la información nos acosa. Recibimos mucha más de la que podemos digerir. Estamos conectados y desconectados a un tiempo. Sabemos de todo, y de nada en profundidad. Nos ensimismamos con lo lejano mientras, con demasiada frecuencia, ignoramos cuanto acontece a nuestro alrededor. ¿Exageraciones?… Más bien un toque de atención para regresar a la cotidianeidad de nuestras relaciones. El tú a tú no debería quedar anulado por una multitud anodina, anónima y extraña. Las innumerables pantallas de las que disponemos ipso facto, aparte de perjudicar nuestros ojos cuando abusamos de ellas, están nublando, incluso cegando nuestra mirada. ‘Mirar para ver’, lejos de ser algo utópico, es una necesidad creciente. Por naturaleza, somos seres sociales, de ahí el sinsentido de vivir conectados y aislados del mundo. Dicotomía que nos estresa, deforma e incluso destruye nuestras relaciones más genuinas. Abrir de par en par las ventanas del alma para ver con el corazón. Recobrar el pálpito de la vida. Certera reflexión esta afirmación de Chesterton: ‘De vez en cuando es bueno ser tan transparente, tan luminoso y tan invisible como una simple ventana’… Ayudarnos a mirar para ver y volver a nuestras raíces, redescubriendo la existencia. Ocurren muchas más cosas de las que podemos observar a simple vista, y con frecuencia, nos perdemos las mejores historias dignas de ser contadas. ‘Mirar para ver’, grato trabajo de cuantos nos gusta deletrear la vida. Aconsejaba un buen profesor de periodismo: ‘Únicamente desde la humildad más profunda del que se siente de verdad indigente es posible mirar y ver, escuchar y oír, pensar y contar. Pero la humildad quizá es la parte más difícil de aprender’. Porque, volviendo a Chesterton: ‘La humildad es el suntuoso arte de reducirse a un punto, no a algo grande o pequeño, sino a una cosa que no tiene tamaño, de modo que todas las cosas del mundo sean como son en realidad, de tamaño inmensurable’. Aprender a mirar con todos los sentidos, con la inteligencia y la voluntad, con el corazón… Descubriremos la vida que bulle a nuestro alrededor y rubrica las mejores historias dignas de ser contadas. Mirar también, para ver a la gente cercana, de manera que nadie se sienta solo, olvidado, extraño… Y, seremos todos protagonistas de un mundo que, sin lugar a duda, será mucho mejor.

Artículo publicado en  La Tribuna de Albacete

 

 

 

Anuncios

Redes

cabo-de-palos
Me gusta pasear por los puertos de mar y observar los barcos de los pescadores,  sus inmensas redes recogidas tras faenar trabajosamente, días y noches, contra viento y marea. Redes aparentemente amontonadas en la bocana del puerto, como merecido descanso, aprisionando quizás secretos de la pesca, copiosa o en vano. Redes extensibles, acogedoras de los más variopintos habitantes del mar. Redes que hay que conservar, y conservan los buenos pescadores, en perfecto estado para no perder ninguna presa después de la dureza de navegar mar adentro… Los pueblos pesqueros tienen una belleza especial. Pinceladas de sol y luna, destellos de estrellas, sobre blancos amaneceres y noches oscuras. Juegos de luz y color, azules y verdes. Reflejos oro y plata, en las puestas de sol y en los  anocheceres. Belleza infinita de tostada y brillante arena de playa, ornada de conchas, caracolas, erizos  y alguna que otra estrella de mar. Cierto  sabor a sal, como  saboreando la vida en el pálpito inconfundible de la existencia. Ser, estar, vivir. Saber manejar nuestras redes en otros mares que también nos obligan a remar hacia dentro para que rebose la vida. Rebosar,  queriendo con holgura. Echar las redes  de busca, encuentro y, no pocas veces, salvamento. Red de redes, conexiones inalámbricas de un mundo hiperconectado y al mismo tiempo, sumido en extrañas soledades que nunca, nunca, tendrían que haberse dado. Redes de amigos desconocidos, y amigos enredados en no sé qué enredos… Redes sociales que, una y otra vez, tenemos que aprender a utilizar. Mantenerlas en buen estado y en esa media distancia que no nos haga perder la perspectiva personal, y sobre todo, las relaciones humanas, que superan con creces ese conectar y desconectar de tantos artilugios, comunicadores instantáneos, con frecuencia, anodinos, ajenos al necesario roce que el cariño precisa para una buena convivencia. Se traduce en un estar junto al otro. Saber mirar, reconocer, tratar, querer. En cierto modo,  aprender de los pescadores a  preparar  nuestros aparejos y salir a pescar en el tiempo oportuno, armándonos de paciencia y fortaleza. Intentándolo una y otra vez, sin desánimos inútiles. Se trata de saber contemplar el mar de la vida y soñar… Y, como dijo el Santo de la vida ordinaria, seguro que nos quedamos cortos.
Se han abierto de par en par las puertas de septiembre… Fin de vacaciones para la gran mayoría. Comienzo de la etapa escolar. En el calendario septembrino,  las ferias se esparcen por buena parte de nuestra geografía. Y, volveremos a intentar de nuevo la tarea cotidiana. Los previsores ya habrán planificado el curso. Otros, se apañan con el día a día. Algunos, no volverán… En el recuerdo, su temple y buena faena…Pero eso, son otras redes… ¡Torero! ¡Olé!

‘¡Se lo voy a contar todo a Dios!’

Es la conmovedora frase que  un niño sirio herido por una bomba pronunció  antes de morir en el quirófano. Palabras que, sin lugar a duda, nos han llegado al alma. Palabras que son un aldabonazo  para nuestras conciencias. Palabras engarzadas del  dolor, tristeza y queja de un niño pequeño  que,  a buen seguro,  estará  en los brazos de Dios. Palabras que interpelan y obligan  a reflexionar. Palabras repletas de gritos enmudecidos  y  silencios que claman a viva voz. Palabras que tendrían que levantar un impetuoso  viento de paz, esa paz  siempre  empañada que  parece no empezar nunca. Palabras que seguramente habrán dicho otras muchas personas de todas las edades: niños, jóvenes y mayores  atrapados  injustamente en batallas y luchas de guerras por doquier. Palabras que quizás podríamos hacer nuestras, preguntándonos: ¿Qué le contaría yo a Dios?… ¿Curiosidad?…  ¿Examen de conciencia o coherencia?…  ¿Hablar por hablar?… ‘¡Se lo voy a contar todo a Dios!’… Dolor, desamparo, sollozo… y la tremenda confianza en Dios, de un niño herido de muerte, testigo de los horrores de la guerra. Vivimos en una sociedad  inmersa en la comunicación. Noticias de todo tipo y condición, sin filtros de ninguna clase, nos invaden sigilosamente, acostumbrándonos, si no lo remediamos, a recibirlas en bandejas de indiferencia. Casi sin darnos cuenta, percibimos el dolor y el horror, bajo la influencia de una especie de anestesia que tras espantarnos o condolernos momentáneamente ante lo que ocurre, nos tranquiliza y conduce a pasar página y seguir con lo de siempre, sin hacer nada y olvidando el sufrimiento  ajeno. Las redes sociales tienen capacidad de sobra para enredar  y desorientar a más de un incauto. Cierto que ni tenemos a mano la solución de todo, ni podemos vivir de espaldas a cuanto acontece, pero tampoco es necesario publicar  por publicar,  y menos incontroladamente. Tras la inmensa cantidad  de  intereses particulares y sectarios creados, es preciso generar  y fomentar un capital de humanidad que vele por los intereses comunes. Notas al margen, necesitamos formación para saber ir a las fuentes fidedignas y pasar por alto cuanto estimemos oportuno. Los límites de la libertad personal conllevan un exigente y estimable plus de responsabilidad. También me cuesta entender la publicación de imágenes que muestran con crudeza el dolor de los demás. ¿Qué quieren que les diga?… Si el niño, herido de muerte por una bomba, fuese hijo suyo ¿les gustaría ver esa fotografía publicada?… A mí, no. Quiero confiar en la deontología profesional.  No sé si ese niño al que más de uno hubiésemos querido abrazar, se lo diría todo a Dios, porque Él ya lo sabía, y curando  sus heridas, lo  tendrá entre sus brazos  con cariño y ternura eternos. Tampoco sé lo que cada uno de nosotros le dirá un día a Dios, pero sí sé que en el fondo de nuestro corazón, cada uno sabe lo que Él le pide, poco o mucho, para entre todos hacer un mundo mejor. Igual no es tan difícil.

Con papel de regalo

 

Regalos-Cajas-FDG

 

De cuando en cuando, la vida nos regala pequeñas y grandes historias que nos gusta guardar con especial papel de regalo para poder desenvolverlas, una y otra vez, y disfrutar de su contenido.  Gracias a Dios, nuestro entorno ofrece, en el diario acontecer, tesoros  que no están escondidos  pero  para  descubrirlos es indispensable, como decía un buen profesor: ‘Saber mirar, saber escuchar, saber pensar, saber expresar aquello que hemos mirado, escuchado y pensado’.  Con frecuencia, vamos y venimos de un sitio a otro, casi atropelladamente y así es poco probable que nos demos cuenta de cuanto acontece a nuestro alrededor. Comienzo a desenvolver con cuidado algunos de estos regalos, envolviéndolos a la vez con el papel de este periódico, la Opinión de Murcia, para que lleguen puntualmente a su destino. Siempre llama mi atención esos pequeños  y  grandes tesoros familiares. Me encontraba en la cola de una  caja de supermercado  cuando descubrí a una joven familia haciendo lo mismo en otra. La madre, estaba pendiente del bebé que llevaba en un cochecito pero no dejaba de sonreír contemplando embobada  a su marido y al niño mayor (no creo pasara de cinco años), enfrascados por lo visto en una interesante conversación. Me dejé llevar por la curiosidad  y  ,con poco disimulo, me acerqué a ellos. El niño llevaba pegada en la parte delantera de su cazadora, grandes  etiquetas que  seguramente su padre le había puesto para entretenerlo y llamarlo al orden durante la compra. Divertido, hablaba a su hijo que no dejaba de mirarle con los ojos abiertos como platos. Más o menos, le decía: –‘Prepárate que ahora la cajera te cogerá así (lo tomaba tumbado boca abajo), y te pasará por esa cinta donde pasan todas las cosas que se compran aquí’…-‘Ya verás la sorpresa que se va a llevar cuando descubra lo que vales… ¡no puede ni imaginarlo!’… Mientras el matrimonio  y  su hijo ‘mayor’ sonreían felices, me apresuré a envolver el regalo con especial ternura. Otro pequeño tesoro lo descubrí medio enredado en La Red, en el portal de una vivienda invadido por unas cuantas adolescentes absortas con sus móviles hasta que una de ellas exclamó: -‘¡Qué gracioso mi padre!…escribiendo…escribiendo…escribiendo… para decirme: -‘Vale’… envolví la historia con el esmero con que tanto buenos padres educan a sus hijos queriéndoles por encima de todo… ¡Vale!… Enlazando… Cómo los hijos aprenden a valorar  y  a querer a sus padres, tanto… que cuando faltan, se emocionan al hablar de ellos, reconociendo cuánto les echan de menos… Como hizo  Alejandro Sanz  en el último programa ‘¿En tu casa o en la mía?’ de Bertín Osborne: ‘Se lleva mal los primeros… cien años’… La vida, la familia…Con el mejor papel de regalo.

Artículo publicado hoy en La Opinión de Murcia

Se lo diré a mis contactos

Cada  vez  con más  frecuencia, nos  encontramos por doquier  señales  de  alarma  ante  el mal uso y abuso de las nuevas tecnologías en las relaciones humanas. Extraña paradoja, estar al mismo  tiempo  hipercomunicados  y  cada  vez  más solos. Redes  que  enredan cuando no sabemos  utilizarlas  con presteza. El roce, el tú a tú sigue siendo necesario para hacer el cariño. Vivimos en una sociedad con exceso de información, hasta el punto que no hay quien la digiera. Es más, son demasiadas  las  cuestiones  irrelevantes, sin interés alguno. Otras, sería mucho mejor que se mantuvieran  en el anonimato y olvido. Mejor  no  saber  que  aprender de  forma distorsionada.  Se airea la vida sin prudencia ni pudor ante la extraña  ganancia de curiosos  que  pierden  su  tiempo  en dimes y diretes que suben y bajan de tono sin ton ni son. Algo está fallando en nuestra aldea global. Tan lejos y tan cerca; tan cerca y tan lejos. Aviso a navegantes. No es igual el trato personal  sin interrupción por  sonidos o vibraciones de recepción de los más variopintos mensajes que esa misma relación enredados cada cual con un montonazo de amigos ‘electrónicos’.  De la famosa frase, de aquel anuncio de detergente, ‘Se lo diré a mi vecina’, hemos pasado compulsivamente al  ‘Se lo diré a mis contactos’. Dicho y hecho o lo que refleja más la realidad; apenas pensado, hecho y dicho. No solo nos estamos acostumbrando a que se aireen las vidas en un inmenso patio vecinal, ni que de este río revuelto de costumbres se aprovechen los listillos de turno. El más allá de la cuestión pasa por la propia inseguridad vial, la pérdida de tiempo en el trabajo, la falta de atención en el estudio, la pérdida de la intimidad.  Incluso la sorpresa, no siempre grata, de enterarte de asuntos familiares, al mismo tiempo que extraños.  Creo  que, en cierto modo, hay que volver a lo de siempre. Llamar a las cosas por su nombre y vivir la vida como tiene que ser vivida. El libro de instrucciones lo tenemos a mano. Seguir utilizando  cabeza y corazón para conocer, comprender y querer. Amor, trabajo, cultura, relaciones sociales. Urge mantener una escala de valores centrada en la persona libre y responsable.  Seguir formándonos siempre para ser dueños de nosotros mismos y no caer enredados  con los  artilugios  y  sus  prestaciones de moda. Quien suscribe  utiliza algunos de ellos y también las redes sociales. Hecho y dicho: ‘Se lo diré a mis contactos’.

Artículo publicado hoy en La Opinión de Murcia